Evangelio y Moral

EVANGELIO Y MORAL

Hno. Jesús Ma. Bezunartea

La ciencia nos dice que somos fruto de diferentes factores, más allá de nuestra propia educación y de nuestros esfuerzos por ser y hacer de acuerdo a un ideal. Entre estos factores está la genética de cada uno, como miembros de una familia;  está la cultura con diversas facetas (país, etnia, pueblo, grupo social); y está la religión o valores religiosos entre los que hemos crecido.

Los valores religiosos también son parte de una cultura, particularmente cuando pertenecemos a un país con una mayoría creyente, en nuestro caso cristianos y católicos.

Seguir leyendo Evangelio y Moral

Facebook Comments

La esperanza no defrauda: El Papa Francisco en su homilía en Casa Santa Martha (17/03/2016)

La esperanza cristiana es una virtud humilde y fuerte que nos sostiene y hace que no nos ahoguemos en las muchas dificultades de la vida. Lo recordó el Papa Francisco en su homilía de la Misa celebrada este 17 de marzo en Casa Santa Martha. El Pontífice reafirmó que la esperanza en el Señor jamás defrauda y es fuente de alegría que da paz a nuestro corazón. El Santo Padre se inspiró en el pasaje del Evangelio del día para subrayar que la esperanza es fundamental en la vida del cristiano.

Facebook Comments

La Letra

Por Carlos Escorza

Las capacidades humanas pueden ser el resultado de muchas razones que son fácilmente comprobables y que pueden tener una gran influencia de factores externos como la sociedad, cultura, incluso el momento histórico en que vivimos.

 

Estas capacidades pueden ser tan variadas y diferentes entre sí que nos dan la posibilidad de desarrollarnos incluso en lo profesional, así como de saber disfrutar de los momentos agradables de la vida.

 

Reconocer el origen y principios de nuestras capacidades nos permiten ser más asertivos al usarlas.

 

Una profesora de nivel básico me decía que uno de los posibles orígenes de tener una buena caligrafía era porque en las primeras etapas de la vida se realizo una práctica que muchos  niños pequeños realizan, llamado “gateo”, gatear es la actividad que realizan los bebes, previa a caminar, usando sus brazos y piernas para trasladarse y la razón que se tiene es que la coordinación que implica para moverse hace que ciertas partes del cerebro se desarrollen y se vean reflejadas a la larga en la escritura y en la forma de la letra.

 

Lo mismo en otras áreas de nuestra vida, cuando las vamos cultivando nuestras capacidades que pueden estar influenciadas por elementos externos.

 

Si bien es muy cierto que la escritura es una de las más notables manifestaciones de nuestra inteligencia racional, que nos diferencia del resto de la creación, es también un medio de desarrollo mental y que vale la pena desarrollar.

 

Alimentar otras capacidades o talentos nos harán más eficaces en nuestras respuestas con el mundo que nos rodea, lo mismo pasó en el Evangelio, cuando Jesús describe la parábola de los talentos: “Es también como un hombre que, al ausentarse, llamó a sus siervos y les encomendó su hacienda: a uno dio cinco talentos, a otro dos y a otro uno, a cada cual según su capacidad; y se ausentó. Enseguida, el que había recibido cinco talentos se puso a negociar con ellos y ganó otros cinco. Igualmente el que había recibido dos ganó otros dos. En cambio el que había recibido uno se fue, cavó un hoyo en tierra y escondió el dinero de su señor. Al cabo de mucho tiempo, vuelve el señor de aquellos siervos y ajusta cuentas con ellos.  (Mt 25, 14-19)

 

El proceso de la parábola es conocida por muchos, pero hay algunos elementos importantes que debemos analizar:

-Nos dan talentos, según nuestra capacidad, no más de lo que no podemos realizar.

-Invirtieron o mejor dicho los pusieron a trabajar, desarrollarse, no solo desde un punto de vista material, sino de generar con ellos más de lo que recibimos.

-El que recibió solo uno, lo enterró, ocultó y no pudo hacer nada con ese talento.

-Regresa el dueño a pedir cuentas.

 

Podemos pensar en una simple inversión y cómo generar con lo recibido, pero hay un elemento importante que no podemos olvidar, “alguien nos dio ese talento- Dios” y nos pedirá cuentas.

 

Pensemos en algunas personas que han reconocido estos talentos, estas capacidades y las desarrollaron al máximo, desde músicos, pintores, pero también encontramos médicos, ingenieros, más aún encontramos hombres y mujeres que atentos a lo que el mundo actual sufre, responden con lo que le Dios les dio, a ellos los llamamos santos.

 

Es triste como se ha deformado la idea de santidad, pensando que un santo hace cosas mágicas, cuando en realidad son personas que han reconocido sus capacidades y las usan en el bien de los que los rodean, tampoco puede ser entendida por actitudes exteriores que lo hacen tener una personalidad apagada o que viven rezando permanentemente, mas bien son hombres y mujeres que apesar de sus limitaciones humanas, reconocen la realidad y responden a ella.


 

Es triste cómo se ha deformado la idea de santidad, pensando que un santo hace cosas mágicas.

Esta acción no está envuelta en el miedo o en el temor, sino en el regocijo de saber que estamos haciendo lo que nos toca de la mejor manera, usando lo que Dios nos da y comunicándolo con los que nos rodean.

 

Pensar en el mundo sin la música o sin el arte, sin los avances tecnológicos, seria un freno en nuestro proceso intelectual, pero en muchos de estos avances han sido los santos y la Iglesia quienes han estado de fondo, siendo la Iglesia la encargada de las primeras universidades, hospitales y ayuda a los más necesitados, en las guerras.

 

Todo esto puede ser muy importante para todos, pero de modo particular, ¿Somos capaces de reconocer nuestras propias habilidades y talentos? ¿Los ponemos en práctica o los enterramos?

 

Este pasaje tiene un tinte profundo escatológico, “vuelve el señor de aquellos siervos y ajusta cuentas con ellos” ¿Qué pasará cuando nos llamen a cuentas? Podremos entregar buenas cuentas, porque servimos a los que nos rodean, nos comprometimos con lo que somos y tenemos, o estaremos como el siervo flojo, justificándonos para no hacer lo que nos corresponde.

 

Pidamos a Señor de los talentos, fuerza y claridad para responderle con el encargo que nos dio, servir a los que nos rodean, encontrarlo en el servicio a los demás, compartiendo nuestro tiempo, nuestros conocimientos para que cuando regrese el dueño, podamos entregar buenas cuentas.

 

Así como en la escritura debemos practicar, esforzarnos para mejorar la caligrafía, también en nuestra vida, debemos poner en práctica nuestros demás talentos, sirviendo, ayudando y compartiendo lo que Dios nos ha dado.

Facebook Comments