Abstinencia: MÁS PRESERVATIVOS… ¿MENOS SIDA?

“La abstinencia es el método 100% seguro para evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual.” Esta oración venía en un libro de texto de Formación Cívica y Ética de segundo grado de secundaria, posteriormente venía un punto y aparte, y una lección completa de uso de métodos anticonceptivos, con diagramas de uso del preservativo y pastillas hormonales. Sin embargo fue en el único libro donde encontré la idea de la abstinencia, el resto se limitaba a exponer y desarrollar el tema de los métodos anticonceptivos y uso del preservativo.

¿Es la Abstinencia algo utópico?

Si la abstinencia es el método 100% efectivo para incluso erradicar las enfermedades de transmisión sexual, la pregunta es ¿porqué merece solo un renglón de todo a una unidad? O peor ¿por qué es omitido? Respuestas comunes podrían ser “porque es moralista, obsoleto y/o utópico”. Una segunda pregunta sería: ¿la abstinencia es realmente un término moralista, obsoleto y/o utópico?

 

Hace algún tiempo estuve investigando un caso de estudio sobre el VIH/SIDA en Uganda, un país africano que en el 2006 su tasa de infecciones de esta ETS (Enfermedad de Transmisión Sexual) redujo en un 30% en personas de 15 a 49 años, además el consumo de preservativos se redujo. Este es un caso atípico considerando otros países en donde la tasa de contagio no sólo no disminuye, sino aumenta.

¿Qué hicieron en Uganda para lograrlo? El proceso que adoptó el gobierno, que se transformó en una política pública, fue el método ABC: Abstinence, Be faithful, Use condom (Abstinencia, Ser fiel y Uso de condón).

 Uganda desarrolló una política pública contra las ETS: el ABC de Abstenerse, Ser (Be en inglés) fiel y  usar (C)ondón

Si el método 100% por ciento seguro para no contraer ETS es la abstinencia, entonces es necesario promoverla como opción A para evitar el contagio, lo cuál se tradujo en campañas mediáticas y de educación para los jóvenes, no como un moralismo sino como una respuesta real y objetiva de combate a las infecciones.

 

Otro detonante del contagio es la vida sexual con múltiples parejas, por lo tanto si la persona no se abstiene de tener relaciones sexuales a edad temprana, la opción B es la fidelidad. El tener una sola pareja sexual no es algo obsoleto, es un método que, no te exenta del contagio, pero reduce considerablemente el peligro.

 

Por último, si el joven mantiene una vida sexual activa y con múltiples parejas se recomienda como método C el uso del preservativo, como último recurso.  La realidad habla, el método funcionó.

 

La pregunta es ¿por qué no se ha replicado el método en otras naciones? Porque el uso del preservativo para prevenir el contagio del VIH/SIDA tiene un fundamento ideológico, político y económico. El consumo de preservativos genera ingresos económicos, su distribución es una política a corto plazo fácil de vender a la población y se ha logrado que en el imaginario colectivo se considere que es la mejor opción y cualquier propuesta diferente suena “irresponsable” y “obsoleta”.

 

La realidad nos está alcanzado, las tasas de contagio de ETS van en aumento y cada ves sus víctimas son más jóvenes. Si queremos resultados distintos, hagamos cosas distintas, el camino ya está trazado. ¿Seremos parte de una ideología o actuaremos de acuerdo a la verdad?

 

Juan Antonio López Baljarg

@Juanlbaljarg

 

Evangelio y Moral

EVANGELIO Y MORAL

Hno. Jesús Ma. Bezunartea

La ciencia nos dice que somos fruto de diferentes factores, más allá de nuestra propia educación y de nuestros esfuerzos por ser y hacer de acuerdo a un ideal. Entre estos factores está la genética de cada uno, como miembros de una familia;  está la cultura con diversas facetas (país, etnia, pueblo, grupo social); y está la religión o valores religiosos entre los que hemos crecido.

Los valores religiosos también son parte de una cultura, particularmente cuando pertenecemos a un país con una mayoría creyente, en nuestro caso cristianos y católicos.

Seguir leyendo Evangelio y Moral

La esperanza no defrauda: El Papa Francisco en su homilía en Casa Santa Martha (17/03/2016)

La esperanza cristiana es una virtud humilde y fuerte que nos sostiene y hace que no nos ahoguemos en las muchas dificultades de la vida. Lo recordó el Papa Francisco en su homilía de la Misa celebrada este 17 de marzo en Casa Santa Martha. El Pontífice reafirmó que la esperanza en el Señor jamás defrauda y es fuente de alegría que da paz a nuestro corazón. El Santo Padre se inspiró en el pasaje del Evangelio del día para subrayar que la esperanza es fundamental en la vida del cristiano.

La Letra

Por Carlos Escorza

Las capacidades humanas pueden ser el resultado de muchas razones que son fácilmente comprobables y que pueden tener una gran influencia de factores externos como la sociedad, cultura, incluso el momento histórico en que vivimos.

 

Estas capacidades pueden ser tan variadas y diferentes entre sí que nos dan la posibilidad de desarrollarnos incluso en lo profesional, así como de saber disfrutar de los momentos agradables de la vida.

 

Reconocer el origen y principios de nuestras capacidades nos permiten ser más asertivos al usarlas.

 

Una profesora de nivel básico me decía que uno de los posibles orígenes de tener una buena caligrafía era porque en las primeras etapas de la vida se realizo una práctica que muchos  niños pequeños realizan, llamado “gateo”, gatear es la actividad que realizan los bebes, previa a caminar, usando sus brazos y piernas para trasladarse y la razón que se tiene es que la coordinación que implica para moverse hace que ciertas partes del cerebro se desarrollen y se vean reflejadas a la larga en la escritura y en la forma de la letra.

 

Lo mismo en otras áreas de nuestra vida, cuando las vamos cultivando nuestras capacidades que pueden estar influenciadas por elementos externos.

 

Si bien es muy cierto que la escritura es una de las más notables manifestaciones de nuestra inteligencia racional, que nos diferencia del resto de la creación, es también un medio de desarrollo mental y que vale la pena desarrollar.

 

Alimentar otras capacidades o talentos nos harán más eficaces en nuestras respuestas con el mundo que nos rodea, lo mismo pasó en el Evangelio, cuando Jesús describe la parábola de los talentos: “Es también como un hombre que, al ausentarse, llamó a sus siervos y les encomendó su hacienda: a uno dio cinco talentos, a otro dos y a otro uno, a cada cual según su capacidad; y se ausentó. Enseguida, el que había recibido cinco talentos se puso a negociar con ellos y ganó otros cinco. Igualmente el que había recibido dos ganó otros dos. En cambio el que había recibido uno se fue, cavó un hoyo en tierra y escondió el dinero de su señor. Al cabo de mucho tiempo, vuelve el señor de aquellos siervos y ajusta cuentas con ellos.  (Mt 25, 14-19)

 

El proceso de la parábola es conocida por muchos, pero hay algunos elementos importantes que debemos analizar:

-Nos dan talentos, según nuestra capacidad, no más de lo que no podemos realizar.

-Invirtieron o mejor dicho los pusieron a trabajar, desarrollarse, no solo desde un punto de vista material, sino de generar con ellos más de lo que recibimos.

-El que recibió solo uno, lo enterró, ocultó y no pudo hacer nada con ese talento.

-Regresa el dueño a pedir cuentas.

 

Podemos pensar en una simple inversión y cómo generar con lo recibido, pero hay un elemento importante que no podemos olvidar, “alguien nos dio ese talento- Dios” y nos pedirá cuentas.

 

Pensemos en algunas personas que han reconocido estos talentos, estas capacidades y las desarrollaron al máximo, desde músicos, pintores, pero también encontramos médicos, ingenieros, más aún encontramos hombres y mujeres que atentos a lo que el mundo actual sufre, responden con lo que le Dios les dio, a ellos los llamamos santos.

 

Es triste como se ha deformado la idea de santidad, pensando que un santo hace cosas mágicas, cuando en realidad son personas que han reconocido sus capacidades y las usan en el bien de los que los rodean, tampoco puede ser entendida por actitudes exteriores que lo hacen tener una personalidad apagada o que viven rezando permanentemente, mas bien son hombres y mujeres que apesar de sus limitaciones humanas, reconocen la realidad y responden a ella.


 

Es triste cómo se ha deformado la idea de santidad, pensando que un santo hace cosas mágicas.

Esta acción no está envuelta en el miedo o en el temor, sino en el regocijo de saber que estamos haciendo lo que nos toca de la mejor manera, usando lo que Dios nos da y comunicándolo con los que nos rodean.

 

Pensar en el mundo sin la música o sin el arte, sin los avances tecnológicos, seria un freno en nuestro proceso intelectual, pero en muchos de estos avances han sido los santos y la Iglesia quienes han estado de fondo, siendo la Iglesia la encargada de las primeras universidades, hospitales y ayuda a los más necesitados, en las guerras.

 

Todo esto puede ser muy importante para todos, pero de modo particular, ¿Somos capaces de reconocer nuestras propias habilidades y talentos? ¿Los ponemos en práctica o los enterramos?

 

Este pasaje tiene un tinte profundo escatológico, “vuelve el señor de aquellos siervos y ajusta cuentas con ellos” ¿Qué pasará cuando nos llamen a cuentas? Podremos entregar buenas cuentas, porque servimos a los que nos rodean, nos comprometimos con lo que somos y tenemos, o estaremos como el siervo flojo, justificándonos para no hacer lo que nos corresponde.

 

Pidamos a Señor de los talentos, fuerza y claridad para responderle con el encargo que nos dio, servir a los que nos rodean, encontrarlo en el servicio a los demás, compartiendo nuestro tiempo, nuestros conocimientos para que cuando regrese el dueño, podamos entregar buenas cuentas.

 

Así como en la escritura debemos practicar, esforzarnos para mejorar la caligrafía, también en nuestra vida, debemos poner en práctica nuestros demás talentos, sirviendo, ayudando y compartiendo lo que Dios nos ha dado.